domingo, 4 de enero de 2009

Como cuando uno era niño.


"Lo mejor que uno puede desear para el año nuevo son felices sobresaltos, maravillosas alarmas, sueños imposibles, deseos inconfesables, venenos no del todo mortales y cualquier embrollo imaginario en noches suaves, de forma que la costumbre no te someta a una vida anodina. Que te pasen cosas distintas, como cuando uno era niño."

Manuel Vicent.

12 comentarios:

servidora dijo...

Amén :-)

el ojo con dientes dijo...

exactamente, como cuando éramos niños

violetazul dijo...

qué bien dicho!!!

SUsana dijo...

Hola: hoy lo escuché por radio Mitre,en Quilmes, prov. de Bs.As., Argentina y llegué acopiar el comienzo. Ahora escribo y me encuentro con tu blog, decido visitarlo, en cualquier momento ésto va a ser causal de divorcio. Me alegra que un pensamiento nos haya unido. Saludos.
Susana

Miss Calamity dijo...

De pequeño me enseñaron a querer ser mayor. De mayor voy a aprender a ser pequeño.

Pues eso, que nunca nos falte el don de la sorpresa.

¡Feliz año nuevo, Memoria!

Un beso muy fuerte.
Cal.

Vir dijo...

Manuel Vicent siempre acaba convenciéndome de que ser feliz no es tan complicado...nadie como él defiende el placer y el disfrute!
Feliz año nuevo, memoria

dudo dijo...

Mira que me han entrado ganas de dar vueltas, como hacíamos en el patio del colegio, dar vueltas y vueltas hasta marearnos, marearnos a posta...

el ojo con dientes dijo...

te he dejado un regalo con sabor a orégano.

dudo dijo...

valiente, estás ausente. Va todo bien?
Te mando ánimos y calor...

alfaro dijo...

Hola, he entrado para leerte, pero no estás,
te dejos un beso.

violetazul dijo...

Yo también, he venido a ver si estabas..
Besos y vuelve prontito!

Anónimo dijo...

http://psicologia-malenalede.blogspot.com