martes, 14 de abril de 2009

Més lluny, hem d'anar més lluny.


Apenas arrancó el autobús entró un sms en mi teléfono móvil. Glo sabía la hora de salida y era detallista, muy detallista.

Tengo por costumbre borrar los sms al poco rato de haberlos leído o enviado. Éste todavía está guardado en la memoria, a pesar de los dos meses largos que han transcurrido desde el día que nos despedimos después de una breve visita de (re)conocimiento. Hoy se lo devuelvo, porque ella era tan pilla, tan espabilada, tan lista, tan inteligente y, sobre todo, tan buena gente, que seguro que en ese más lejos hacia el que se encaminó anoche encuentra algún resquicio donde poder recibirlo.

"Més lluny, hem d'anar més lluny. Buen viaje, reina, y gracias."

1 comentario:

Txarly dijo...

Sí que era detallista, y lista, y pilla, y... una persona estupenda. A mí me envió un sms en mi noche de bodas :)

Me prodigo poco, pero ya sabes cariño que estamos aquí para lo que necesites.

Un abrazo.