sábado, 29 de noviembre de 2008

Los cristales de las gafas.


Para días como el de hoy -de los que todos tenemos más de uno a lo largo de nuestras vidas- alguien debería inventar unas gafas autolimpiables. Porque pasarse toda la mañana con los cristales empañados a causa de las lágrimas, por felices y emotivas que éstas sean, resulta bastante incómodo. Aunque en algún momento de desesperación porque no recuerdas dónde te has dejado olvidado el pañito de limpiarlas, te haga incluso reír a carcajadas.

Han sido tantos y tan sinceros los mensajes, las llamadas, los regalos, los besos y los buenos deseos que sólo me queda dar las gracias.

El calendario dice que hoy cumplo 54. Yo, que no acabo de creérmelo, aún así voy a soplar las velas. Deseando entrar en otro año que, al menos, me ofrezca la misma cosecha de amistades que éste ya pasado.

5 comentarios:

alfaro dijo...

Muchísimas felicidades,
y a limpiar esos cristales para ver con toda nitidez la vida.
Besos.

Isabel dijo...

Amiga,aunque te desee siempre lo mejor hoy,y con algo de retraso por ignorancia,tengo que decirte que lo mejor no es nunca cómo adornamos los regalos,sino el verdadero contenido; y en este caso creo que se trata de mucho amor y cariño.
Los años sólo son adornos,el regalo de verdad es la vida que nos aportan.Que sea larga y dichosa.De corazón un fuerte abrazo y benditos 54...
:-)

violetazul dijo...

Muchisimas felicidades!!!
Me ha encantado encontrarte y descubrirte, y aunque no deje señales de que estuve aquí, siempre paso, y siempre me deleito con tus letras.
De nuevo mis mejores deseos para tí, en este 54!
Besos

Indo dijo...

huy, llego tarde como a casi todo... pero muchas felicidades!!!!

lapetiteenbelgique dijo...

Llego tarde, pero no me quería quedar sin desearte FELIZ CUMPLEAÑOS!!! :)