domingo, 4 de mayo de 2008

Diecisiete.

La imagen es del almanaque 2008 de riki blanco.

Hubo un tiempo en el que una persona desconocida copiaba en su blog todos los artículos de desencanto y desamor que yo misma publicaba en el mío. Nunca me dio ninguna explicación de su conducta, a pesar de que al principio solía ponerme en contacto para pedirle que, al menos, mencionara que lo que allí se leía no eran más que palabras prestadas. Su reacción final fue cerrarme la puerta, utilizando alguna herramienta que permitía el acceso tan sólo con invitación formalizada.

Hoy me encuentro con que otra persona -a la que he seguido en silencio durante el tiempo que ha transcurrido desde que descubrí en sus escritos a alguien que me resultaba cercano- vuelve a blindar su ventana. Y no entiendo muy bien por qué se parapeta, aunque por otra parte, si piensa que sé quién es, comprendo de alguna manera su reacción ante mis visitas reiteradas. Yo, que también utilizo el camuflaje de un seudónimo, he llegado aquí precisamente para evitar miradas que no me resultaban gratas. Aún así, sabiendo que quedo de nuevo a merced de la observación indiscreta e inquisitiva de cualquiera que se quiera acercar a mis palabras.

4 comentarios:

brujaroja dijo...

¿Y no habrá sido un error? Esto último, quiero decir... Te lo digo porque a mí me ocurrió una vez que en mi antiguo blog, borré sin querer un comentario (una de esas tonterías, que cuando quieres darte cuenta has dado a la tecla equivocada) y la persona que lo había escrito (a pesar de que me disculpé con ella) se lo tomó fatal.
De todas formas en este mundo pueden suceder tantas cosas, que tal vez lo mejor sería no darle demasiada importancia... a
Aunque la que copiaba tus textos, menudo morro...

Cecilia Alameda dijo...

Da un poco de miedo pensar que te vigilan, que te catalogan, que te analizan... Nos hemos metido en esta historia sabiendo a lo que nos arriesgábamos, pero a veces asusta pensar que alguien te mira con un propósito diferente al de los demás, que no busca sólo comunicarse con los demás.

Arcángel Mirón dijo...

El plagio es asfixiante e invasivo.

Una vez me pasó. Por fortuna mis textos estaban registrados en Propiedad Intelectual.

violetazul dijo...

Una de esas cosas que no entiendo en absoluto.. Otra forma de censura, y ésta, la pongan como la pongan siempre me parece mal.
Besos!