jueves, 22 de mayo de 2008

Treinta y seis.

Tomates raf.

Tardaban demasiado en atenderme y desde la calle entraba una luz que me ha hecho replantearme si desayunaba o salía a pasear. Siempre pienso que cuando me tomo el descanso de media mañana debería airearme y estirar un rato las piernas, no sentarme en la banqueta de la barra hojeando el periódico a la espera de que sea la hora de volver. Aunque lo cierto es que acabo haciéndolo pocas veces, porque me puede la comodidad.

Hoy no lo he pensado demasiado y he salido antes de que me viera Jenny, que me prepara y me sirve el café con leche ya sin preguntar. He pasado por delante del mercado y, aunque suelo ir los viernes a comprar, he entrado a dar una ojeada a la fruta. Y porque verdura no me viene nunca de sobra, además. Maravilla de maravillas, los tomates raf, pequeños, verdes, sabrosos, macizos, en los que en invierno invierto medio sueldo semanal, estaban a euro el quilo. Me he llevado todos los que he podido cargar. Y ahora los tengo metidos en cestas en la terraza para que, con el calor de esta noche, acaben de ponerse rojos y se reblandezcan. Esta semana pasada apenas si he tenido ganas de cocinar pero mañana, que tengo la tarde libre, pienso ponerme a preparar salsa de tomate para unos cuantos meses. El día que me decida a comer de nuevo espaguetis me lo voy a agradecer a mí misma. Y, mientras tanto, ya se me ocurrirán un montón de platos para irlo degustando. Para ese lujo no me alcanza el resto del año, así que ahora lo voy a aprovechar.

3 comentarios:

servidora dijo...

¿Aún no comes espagueti? Muy mal :-)
Si un día voy a verte ¿los harás por mí? :-)

Besotón de buenas noches, mi reina... :-)

Cecilia Alameda dijo...

A mordiscos me los comería yo. EStán tan ricos que no necesitan aderezos. ¡Qué suerte encontrarlos en tu mercado a ese precio! Al centro nos llegan a cuatro y cinco euros. Y si son más baratos es que son falsos.
Un beso

violetazul dijo...

Y se puede preguntar por que no comes espagueti??? No me imagino la vida sin su ingestión una vez por semana!!
Yo el tomate de cualquier manera, me acuerdo de cuando era chica, y mi abuela preparaba dulce de tomate, a ver si puedo rescatar la receta por casa de alguna de mis tías!
Besos